jueves, 13 de junio de 2019

Relación entre raza y mortalidad operatoria


En un artículo publicado en la revista Annals of Surgery del mes de Febrero de 2006, investigadores de la Universidad de Michigan, Ann Arbor, se proponen analizar las diferencias raciales en cuanto a la mortalidad operatoria después de ser sometidos a 8 tipos de intervenciones cardiovasculares y oncológicas, y las posibles explicaciones a dichas diferencias.

Aunque las disparidades raciales en cuanto al uso de los procedimientos quirúrgicos han sido bien establecidas, las relaciones entre raza y mortalidad operatoria no han sido analizadas sistemáticamente.

Los autores utilizan los datos del programa nacional de asistencia sanitaria MEDICARE para identificar a todos los pacientes que habían sido sometidos a procedimientos quirúrgicos cardiovasculares y oncológicos entre 1994 y 1999.

Aplican métodos estadísticos para establecer las diferencias en mortalidad operatoria (definida como la muerte ocurrida dentro de los 30 días de la operación o antes de ser dado de alta) entre los pacientes de raza negra y los de pacientes de raza blanca, controlando además las características de los pacientes.

Se añadieron también al análisis los datos referentes a las características de los hospitales en los que los pacientes fueron asistidos. Los resultados han sido los siguientes:

En los pacientes de raza negra la tasa de mortalidad operatoria es más alta en 7 de las 8 intervenciones quirúrgicas consideradas (bypass de arterias coronarias, sustitución de la válvula aórtica, reparación de aneurisma de la aorta abdominal, endarterectomía de la arteria carótida, extirpación total de la vejiga urinaria, resección del páncreas y extirpación del esófago).
En los 7 procedimientos quirúrgicos arriba citados la mortalidad operatoria en los pacientes negros fue un 20% más elevada que en los pacientes blancos.

El estudio sugiere varias razones para disparidad racial en la mortalidad operatoria:

Los pacientes de raza negra tienen más factores de riesgos que los blancos. Aunque son más jóvenes, son más los que ingresan de urgencia en el hospital, un importante factor de riesgo para la mortalidad operatoria. Además, suelen residir en áreas económicamente deprimidas.

Los pacientes de raza negra suelen ser asistidos en su mayoría en hospitales con tasas de mortalidad operatoria más elevadas, independientemente de la raza. Predominan los hospitales con escaso volumen operatorio, lo que supone un bien establecido factor de riesgo para la mortalidad operatoria.

Incluso en los hospitales en los que son asistidos la mayoría de la población de raza negra, la mortalidad operatoria es más elevada independientemente del volumen de operaciones realizadas.

Los autores concluyen que su estudio no es el primero que sugiere que la disparidad racial en los resultados de la asistencia sanitaria debe ser atribuida a las condiciones inadecuadas, muy por debajo de lo óptimo, de los hospitales en los que los pacientes de raza negra son asistidos. Por otra parte, para los pacientes de raza negra es mayor la probabilidad de que sean atendidos por médicos insuficientemente cualificados.