domingo, 23 de diciembre de 2018

Una realidad dolorosa: la desnutrición


En la actualidad muchos países atraviesan situaciones dolorosas para sus habitantes, bien sea por conflictos, problemas económicos u otras causas, que lamentablemente acarrean consecuencias graves para los mismos, tal es el caso de la pérdida de peso.

Entendamos la desnutrición como la falta o escasa asimilación de los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para lograr su crecimiento, desarrollo y bienestar, por lo que afecta al organismo completamente y provoca consecuencias graves para la salud.

Causas de la desnutrición


La misma puede ser provocada por situaciones diferentes: mala absorción de los alimentos, el consumo de una dieta inapropiada, así como diversas enfermedades como la bulimia, depresión, diabetes, vómitos y diarreas constantes, lo que se traduce en una baja ingesta de proteínas y calorías, conllevando a síntomas como la obesidad, marea y pérdida de peso, que puede afectar tanto a niños como a los adultos.

Esto conlleva a consecuencias tanto físicas, como sociales y psicológicas. Las personas con desnutrición son frágiles, pues enferman con facilidad, ya que su sistema inmunológico se encuentra comprometido, en los niños se observa pérdida de peso y baja estatura para su edad, así como un desarrollo inadecuado de los músculos, además se denotan tristes, deprimidas, en muchos casos irritables, los niños lloran constantemente, no quieren jugar, comer y se sienten aislados.

¿Qué podemos hacer?

Lo primordial para tratar esta enfermedad es detectarla a tiempo, en pro de que el organismo se desarrolle correctamente y pueda realzar sus funciones de manera armónica.

Para ello se debe implementar una alimentación nutritiva, variada y balanceada que incluya rubros tales como: cereales, tubérculos, verduras y frutas, así como alimentos de origen animal, como los huevos, carnes blancas (pollo y pescado) y rojas (carne de res y puerco)

En los niños, menores de seis meses proveerles de leche materna exclusivamente, de igual manera vigilar su crecimiento, en cuanto a talla y peso.

Estas sencillas recomendaciones nos ayudaran a evitar, prevenir o erradicar esta terrible enfermedad que afecta a gran parte de la población mundial.